CLÍNICA VARELA REYES
C/ Ferraz 73, Madrid
910 29 11 83
clinicavarelareyes@gmail.com

CIRUGÍA POST-OBESIDAD

Tras una pérdida importante de peso mediante dieta y ejercicio físico, o a través de algún tipo de cirugía bariátrica (banda gástrica, reducción de estómago, by-pass gastrointestinal…), se produce un descolgamiento cutáneo más acusado cuanto mayor haya sido la pérdida ponderal. Este descolgamiento de tejidos puede ocasionar en el paciente un sentimiento de rechazo y baja autoestima. Actualmente no existen tratamientos no invasivos de medicina estética capaces de resolver esa flacidez y, por tanto, su corrección implica un tratamiento quirúrgico. La cirugía post-obesidad tiene como objetivo tratar las secuelas estéticas ocasionadas tras una pérdida importante de peso y así mejorar el contorno corporal. Este tipo de cirugía debe plantearse cuando el peso del paciente se encuentre estabilizado durante al menos 6 meses. Las áreas anatómicas que suelen presentar más flacidez son las mamas, el abdomen, los brazos, los muslos, así como la cara y el cuello.

 

  • La abdominoplastia permite corregir el exceso de piel del abdomen tanto en hombres como en mujeres. La flacidez abdominal suele ser el principal problema en estos pacientes, sin embargo, la abdominoplastia también permite eliminar los acúmulos grasos en abdomen y flancos, al mismo tiempo que reparar la pared muscular y resolver posibles hernias.

 

  • Además del abdomen, las mamas son la principal preocupación en las mujeres que han perdido peso. Tras una pérdida importante de peso, las mamas se vacían y se descuelgan. La mastopexia con o sin implantes es la cirugía que permite eliminar el exceso de piel, redistribuir la glándula mamaria para aumentar el volumen en los polos superiores y, en definitiva, devolver la mama a una posición más atractiva.

 

  • El lifting de brazos (braquioplastia) y de muslos (cruroplastia) corrige el exceso de piel en la cara interna de los brazos y los muslos. Además, en la mayoría de los casos asociamos una liposucción para eliminar el exceso de grasa sin lesionar las estructuras vasculonerviosas de la zona.

 

Es una obviedad que, para mejorar el contorno corporal en este tipo de pacientes, la cirugía post-obesidad originará cicatrices, en algún caso de mucha longitud. Sin embargo, estas cicatrices deben reunir unas características en cuanto a calidad y posición que hagan que la cirugía merezca la pena. Además, en ocasiones los pacientes solicitan la corrección de diversas zonas corporales, algunas de las cuales se pueden realizar en el mismo tiempo quirúrgico. Sin embargo, es habitual que estos pacientes necesiten someterse a más de una intervención quirúrgica para corregir las secuelas de su obesidad por completo. Por este motivo, es fundamental establecer un plan integral de tratamiento ajustado a las necesidades y peculiaridades de cada paciente.

Logo 2 copia.PNG